martes, 24 de junio de 2014

Bicicrítica de Junio

Primera bicicrítica del verano a las ocho de la tarde de este miércoles 25 en la Plaza de los Santos Niños. Muchos pueden ser los motivos que animan a participar...y siempre es mejor decir las cosas pasándolo bien :) 


viernes, 6 de junio de 2014

Aprender a montar en Bicicleta con la Asociación Agua de Mayo

La Asociación Agua de Mayo lanza la actividad de Aprender a montar en bicicleta y a circular con seguridad y eficiencia por la ciudad de Alcalá. Una iniciativa que contribuye a ahorrar en gasto energético, en emisiones nocivas para el aire, y en salud: reduciendo los riegos por stress, pulmonares y cardiovasculares. Recuperando espacios para el ciudadano y minimizando la huella ecológica.

Con ocho/doce sesiones se pueden cubrir las necesidades de aprendizaje de iniciación e intermedias, adquiriendo unas habilidades básicas para seguir insistiendo individualmente el resto el año con unas mínimas garantías de conducción, circulación y seguridad para lograr una actuación optima con el máximo beneficio al cabo de un año.

Dirigido a adultos que no sepan montar en bicicleta o haga mucho tiempo que han dejado de hacerlo, o no se sienten seguros para circular por la ciudad. El espacio de práctica será el recinto ferial.

El horario indicado es orientativo de 11 a 12h de la mañana o de 17,30 a 18,30h. En función de como se forme el grupo. Necesario inscripción en actividades@asociacionaguademayo.org

Repetición de sesiones los lunes y miércoles a lo largo del mes de junio

10€/sesión a repartir entre los asistentes. Grupo máximo 8


martes, 3 de junio de 2014

Paseo guiado por Alcalá: barrios en lucha

La Federación Comarcal de Asociaciones de Vecinos de Alcalá de Henares (FCAVAH) nos invita a un paseo por la ciudad junto con más entidades sociales.

Haremos un pequeño recorrido con paradas en puntos clave para que vecinas y vecinos puedan explicar en primera persona la situación de los barrios y las iniciativas que han puesto en marcha para plantar cara a los problemas de la ciudad.
 
 
Recorrido y horas aproximadas de paso:

11:00h Vía Complutense - Roca, en la zona bajo las murallas del Palacio Arzobispal.

11:30h Plaza 1º de Mayo - zona central del Polígono Puerta Madrid.

12:15h Calle Gardenia - Centro Municipal de Mayores Reyes Católicos Calle Violeta - Escuela Infantil Carrusel.

12:45h Calle Luis Vives - Centro de Salud Luis Vives.

13:15h Paseo del Henares - Isla del Colegio.

13:40h Calle Santo Tomas de Aquino - Plaza de los Juzgados, próximo a antigua Cárcel de Mujeres.

14:00h Plaza de Cervantes - frente al Ayuntamiento de Alcalá.

Hablaremos sobre el desempleo, la integración, los desahucios, las pensiones, la educación pública, la sanidad pública, el patrimonio medioambiental, la accesibilidad, la movilidad sostenible, el patrimonio cultural e histórico, la nueva reforma de las administraciones locales...y de NUEVAS INICIATIVAS CIUDADANAS puestas ya en marcha gracias al trabajo de vecinas y vecinos de nuestra ciudad.

¡¡ NO TE QUEDES EN CASA, SAL A DAR UNA VUELTA CON NOSOTR@S !!

lunes, 2 de junio de 2014

Ciclos de Blas

Eran principios de los noventa y muchos jóvenes nos aficionamos al ciclismo en la ciudad gracias a las provechosas circunstancias del cercano entorno natural y de las gestas deportivas que lograban los corredores profesionales por aquel entonces.

Existía durante esos años un aumento de los aficionados al ciclismo de montaña en los alrededores de la ciudad complutense, cuyos caminos habían sido parcialmente (re)habitados por algunos de los primeros ruteros que brincaban por el parque natural de los cerros, como los Ibex.

Podíamos aún encontrar una tienda de bicicletas que se dedicaba casi en exclusiva a la reparación. Ciclos de Blas era un negocio familiar situado en la calle Brihuega desde los años setenta, circunstancia casi impensable en los tiempos actuales, en donde los talleres de bicicletas acostumbran a ser deficitarios en lo económico.

Ciclos de Blas estaba bien situada estratégicamente, dado que la Calle Brihuega es anexa a la Vía Complutense, antigua N-II. Lo más sorprendente es que hasta el año 1985 todos los vehículos que se dirigían hacia Barcelona procedentes de la capital tenían que pasar forzosamente por allí. La primitiva carretera fue útil mientras los vehículos que circulaban eran poco más que carromatos tirados por caballos. Cuando los coches y camiones propulsados a motor fueron poco a poco conquistando los caminos y los viajes se empezaron a popularizar, aquella vía que atravesaba la ciudad se convirtió en una fuente de problemas y hubo que optar por buscar una solución acorde a los nuevos tiempos. En un momento indeterminado de mediados de siglo, este camino se asfaltó convirtiéndose en una importante travesía que dejaba al trazado original relegado a un uso estrictamente urbano. Fuente: no sé ni cómo te atreves

Una de sus principales tareas era el mantenimiento y puesta a punto de bicicletas de paseo, carretera y montaña, aunque también ofrecían otros servicios tan curiosos como el arreglo de paraguas.

El mostrador estaba comunicado con un oscuro garage lateral donde las bicicletas eran reparadas, el taller olía a grasa y acero trabajado, siempre presentaba muestras de haber tenido un profundo y prolongado contacto con bicicletas de los más variopinto. Este local trascendía su mera espacialidad y abría una ventana retrospectiva a lo que fue el quehacer de la reparación de bicicletas con el paso de las décadas, evocando tiempos lejanos en donde el valor del trabajo prevalecía al mero mercadeo y la reparación aparecía frecuentemente antes que la nueva adquisición, dado que las muchas de las cosas todavía eran fabricadas con fines duraderos. 

Teo acostumbraba a despachar tanto la venta de piezas y accesorios, como la reparación de bicicletas. Su trato campechano se había forjado desde joven como corredor, aún con poco más de sesenta años se desplazaba a menudo con su bicicleta de carretera. Su pasión por las dos ruedas le llevaba en ocasiones a ser ciertamente dadivoso, pues en repetidas veces se daba a un trato de favor con muchos de sus clientes, por no mencionar lo asequible de sus honorarios.

Gracias a esta pasión bien podría haber continuado ejerciendo su profesión durante un par de años más de acuerdo a su deseo, pero desde hacía un lustro el creciente uso de la actual terminal de autobuses endureció las condiciones de trabajo en el local hasta el punto de adelantar el cese de la actividad y la jubilación de sus dos empleados. La liquidación por cierre tuvo lugar durante un verano de mediados de los noventa, circunstancia que permitió dar salida a casi la totalidad de sus existencias a precio de saldo.

Ciclos de Blas estuvo ubicado enfrente de lo que son las actuales taquillas del servicio interurbano de autobuses.          En la imagen puede observarse una bicicleta Torrot que fue reparada en este comercio durante los años 80.
 

En el emplazamiento de Ciclos de Blas puede encontrarse un comercio de una multinacional de ropa desde hace unos años. En el verano del 2010 un colaborador del taller social de Alcalá tuvo ocasión de toparse con Teo e informarle sobre esta iniciativa voluntaria. Fue su intención corresponder aportando numerosas piezas y herramientas que él mismo utilizó en su taller. Este material fue víctima de la mala fortuna siendo robado inesperadamente poco tiempo antes de su posible donación.

La existencia de un lugar donde reparar bicicletas desinteresadamente e intercambiar piezas y conocimientos fue algo que Teo entendió como necesario para la ciudad, pues consideraba que la promoción del uso de la bicicleta no entraría en competencia con los comercios locales, sino más bien se verían potenciados por ésta. Había conocido una Alcalá con más bicicletas que coches hasta mediados de la década de los sesenta y en este sentido ante el creciente volumen de tráfico a motor que había percibido especialmente durante los años 80, estimaba necesario compensarlo con tantas bicicletas como fuera posible.      

Hoy en día es usuario de varias líneas de autobuses urbanos con su carnet de pensionista. A la espera eso sí, de un servicio de mayor calidad y una estación digna. Si le conocéis y véis de pasajero, saludadle y hará lo propio al veros pedalear sobre una bicicleta.